sábado, julio 18

Regimientos neutrales se ponen bajo las órdenes del Soviet y del Distrito Militar

Petrogrado (5 de julio de 1917).- Los obreros de Putílov estaban ya congregados en la plaza de las afueras del Palacio Táurida, cuando a las 6:00 p.m. del día de ayer se inició la reunión conjunta de los Comités Ejecutivos de los Soviets. Sus representantes ingresaron a presentar sus demandas para que el Soviet tome todo el poder en sus manos.

Cerca de la medianoche, mientras la reunión continuaba, los obreros de Putílov fueron reemplazados por marineros de Kronstadt. Después de manifestar por un corto tiempo, a su vez fueron reemplazados por los Regimientos de Reserva de Infantería 176º y 171º llegados a pie desde Krasnoe Selo, el Tercer Regimiento de Reserva de Infantería de Perterhoof, el Tercer Batallón del Primer Regimiento de Ametralladoras de Oranienbaum y el Primer Regimiento de Reserva de Infantería. Gradualmente, los soldados se fueron retirando a sus barracas. El tronar del fuego de artillería y una súbita lluvia disperso a los últimos manifestantes y sólo quedaron algunos carros armados.

Había un silencio intranquilo en otras partes de la ciudad. Los barcos de la flotilla de Kronstadt permanecían anclados cerca del puente Nikolaevsky mientras la mayoría de marineros (por acuerdo de la Organización Militar Bolchevique) se alojó en varias barracas de la guarnición, la Fortaleza de Pedro y Pablo o la Mansión Kshesinskaya para secarse, comer y descansar. En las avenidas Nevsky y Liteiny, cerca del centro de la ciudad, habían algunas tiendas saqueadas y enfrentamientos entre obreros, soldados y marineros y cosacos. La situación en las calles pronto degeneró en acciones aisladas sin objetivo definido.

En las proximidades del distrito de Vyborg, los soldados del Primer Regimiento de Ametralladoras levantaron barricadas. Cerca de la medianoche los principales puentes del Neva fueron levantados. Esto dividió Petrogrado en mitades, dejando el banco derecho del Neva en manos rebeldes, y restringiendo el movimiento de los obreros y soldados rebeldes hacia el corazón de la ciudad.

Mientras tanto, el debate en el Táurida continuaba. Tsereteli estaba en la plataforma alrededor de la 1:00 a.m., cuando los delegados del Soviet fueron asustados nuevamente por el ruido de soldados que marchaban cada vez más cerca. El menchevique Dan, por fin gritó: “¡Camaradas! ¡Calma! No hay peligro. ¡Regimientos leales a la revolución han llegado para defender al Comité Ejecutivo Central!”. Aliviados, la mayoría se abrazó y empezó a cantar la Marsellesa.

La primera unidad en presentarse al Palacio Táurida fue el Regimiento de Guardias Izmailovsky, seguido poco tiempo después por los Regimientos Preobrazhensky y Semenovsky, todos en ropa de combate y acompañados de bandas de guerra.

Eran unidades que habían abandonado su neutralidad para ponerse bajo las órdenes del Soviet y el Distrito Militar de Petrogrado. Se estima que las causas del súbito cambio en el ánimo de los regimientos previamente neutros fueron las revelaciones del Ministro de Justicia sobre las conexiones de Lenin y Alemania y la noticia de que tropas del Frente estaban en camino a Petrogrado para poner orden. También parecen haber pesado las bajas de los enfrentamientos en los dos días de manifestaciones (estimados en cuatrocientos) y los desmanes de soldados sin ningún control.

Al empezar el día de hoy, el Comité Ejecutivo de Soviet y los oficiales del Distrito Militar de Petrogrado contaban por fin con una fuerza armada sustancial que puede poner orden en la capital, ahora que obreros y soldados se encuentran desmoralizados por no conseguir sus objetivos al presionar por la transferencia del poder a los Soviets.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada