viernes, julio 17

Bolcheviques tomaron sitios claves de la ciudad

Petrogrado (4 de julio de 1917).- No toda la acción ocurrió en Táurida. Mientras las muchedumbres convergían en la sede del Soviet, pequeños destacamentos armados dirigidos por la Organización Militar Bolchevique ocuparon puntos estratégicos.

Las perspectivas bolcheviques mejoraron cuando la guarnición de la Fortaleza de Pedro y Pablo, 8,000 hombres, se unieron a ellos. Unidades motorizadas bolcheviques tomaron las plantas de varios periódicos anti-bolcheviques; los anarquistas tomaron el más notable de ellos, Novoe Vremia. Otros destacamentos hicieron guardia en las estaciones de ferrocarril Finlandia y Nicolás y pusieron ametralladoras en la avenida Nevsky y calles aledañas que tuvieron el efecto de cortar la conexión vial entre el Distrito Militar de Petrogrado del Palacio Táurida. Una unidad armada atacó la sede del servicio de contrainteligencia donde se guardaban los materiales sobre la relación de Lenin con los alemanes. No encontraron resistencia.

Los bolcheviques habían arreglado que una delegación de representantes de 54 fábricas se presentaran en el Palacio Táurida con una petición, exigiendo que el Soviet asuma el poder. Esos hombres forzaron su paso a la sala ocupada por el Ispolkom. Ahí se les permitió hablar. Mártov y Spiridinova apoyaron su demanda: Mártov declaró que tal era la voluntad de la historia. Parecía que los amotinados inundarían físicamente y tomarían la sede del Soviet.

De hecho, Petrogrado estaba en manos bolcheviques. El escenario para una toma formal del poder estaba listo. El Soviet no tenía defensa: su protección era de dieciocho guardias. Pero los bolcheviques no dieron el golpe de gracia. Es imposible decir si fue debido a una pobre organización, indecisión o ambos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada