viernes, julio 17

Francotiradores apostados en edificios dispararon contra los manifestantes

Petrogrado (4 de julio de 1917).- Una de los más serios enfrentamientos de hoy ocurrió alrededor de las 3 p.m., cuando los elementos a la cabeza de la procesión de Kronstadt estaban no muy lejos del Palacio Táurida.

En ese momento, el grueso de marineros estaba colmando las avenidas Nevsky y Liteiny, a lo largo de las cuales las ventanas de edificios y tiendas estaban decoradas con banderas de apoyo al Gobierno Provisional y a la ofensiva rusa. Al ver aparecer a los marineros, las ventanas se abrieron de par en par y todas las familias pudientes salieron a los balcones de sus lujosos departamentos para ver a la multitud.

De repente se escucharon disparos y las columnas de manifestantes entraron en pánico, agravado por la estrechez de las calles. Algunos marineros empezaron a disparar en todas direcciones mientras otros se echaban al suelo y se arrastraban para cubrirse. Hubo muchas bajas, ocasionadas principalmente por la confusión de la muchedumbre que se atropellaba entre sí.

Una vez que el fuego cesó, los edificios de donde provinieron los tiros fueron acordonados y poco después un carro armado de la Organización Militar se abrió paso y disparó ráfagas hacia esos edificios. Se envió marineros para revisar departamento por departamento. En esa búsqueda encontraron ametralladoras, rifles y una cantidad considerable de municiones; varios sospechosos fueron detenidos y algunos fueron linchados.

Las columnas se rehicieron, aunque poco ordenadas, y llegaron al Palacio Táurida, donde fueron saludados con entusiasmo por el Primer Regimiento de Ametralladoras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada