sábado, mayo 9

La debilidad de Kámenev por la monarquía

Kámenev, Trotsky y Zinoviev en una sesión de la Internacional

El siguiente es un extracto de las actas de una reunión del Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista en 1926. Es la intervención de Stalin contando un hecho sucedido a fines de febrero de 1917, cuando se encontraba en el exilio en Siberia con Kámenev y otros.

El zar Nicolás II había abdicado en favor de su hermano el gran duque Mijaíl. Las expectativas estaban puestas en la decisión del gran duque de aceptar o no la Corona. La fuerza de la Revolución de Febrero convenció a Mijaíl de que la suerte del zarismo estaba echada. Al rechazar la Corona, el júbilo se generalizó en toda Rusia. En el exilio siberiano, algunos decidieron enviar un telegrama al hermano de Nicolás II felicitándolo por su "magnanimidad y civismo" al haber rechazado la corona que dejó el zar al abdicar. Se dice que Kámenev fue uno de los firmantes. Por ese motivo, según Stalin, Lenin tuvo que defender a Kámenev en la VII Conferencia del Partido para que pudiera ser elegido al Comité Central.

“Las cosas tomaron lugar en 1917, después de la Revolución de Febrero, en Achinsk, donde el camarada Kámenev y yo estábamos exiliados. Teníamos un almuerzo o una reunión, no recuerdo con precisión, pero en esa reunión un grupo de ciudadanos, incluyendo Kámenev, envió un telegrama a Mijaíl Romanov…
[Kámenev grita desde su asiento: ‘Reconoce que estás mintiendo, ¿por qué no lo reconoces?’]. Cállate, Kámenev. [Kámenev grita de nuevo: ‘Reconoce que estás mintiendo’]. Cállate, Kámenev, o será peor para ti. [El presidente, E. Thalmann, llama a Kámenev al orden]. El telegrama a Romanov, como primer ciudadano de Rusia, fue enviado por un grupo de comerciantes más el camarada Kamenev. Yo lo escuché al día siguiente del mismo camarada Kámenev que vino a verme y me dijo que había hecho algo estúpido. [Kámenev de nuevo grita desde su asiento: 'Estás mintiendo. Yo nunca te dije tal cosa’] El telegrama fue publicado en todos los periódicos excepto los bolcheviques. Ese es el hecho número uno.

Ahora el hecho número dos. Teníamos nuestra conferencia del partido en Petrogrado, en abril, y los delegados debatían si, en vista del telegrama, era recomendable elegir a Kámenev al Comité Central. Dos reuniones privadas de bolcheviques tuvieron lugar, en los que Lenin defendió a Kámenev, argumentando con cierta dificultad para ubicarlo como suplente del Comité Central. Sólo Lenin podía salvar a Kámenev. Yo también lo defendí en ese entonces.

Ahora el hecho número tres. Es perfectamente cierto que
Pravda apoyó el repudio que el camarada Kamanev publicó, porque era la única forma de salvarlo y de defender al Partido de los ataques enemigos. Pueden ver, entonces, que el camarada Kámenev es bastante capaz de mentir y engañar a la Comintern.

Sólo dos palabras más. Como el camarada Kámenev ha intentado, débilmente, negar este hecho, me permitirán reunir las firmas de aquellos que participaron en la Conferencia de Abril e insistieron en mantener al camarada Kámenev fuera del Comité Central debido al telegrama.
[Trotsky desde su asiento: ‘Sólo faltará la firma del camarada Lenin’] ¡Camarada Trotsky, usted debe quedarse callado! [Trotsky: ‘¡Usted no puede asustarme, usted no puede asustarme!’] Usted está contra le verdad y es a la verdad a quien debe temer. [Trotsky: ‘Usted habla de la verdad stalinista, que es ruda y desleal’] Estoy recolectando las firmas así como el telegrama firmado por Kámenev.” (Archivo del CE de la Comintern)

Extracto de las actas tomado de “Stalin: Triumph and Tragedy” por Dmitri Volkogónov, Grove Weidenfeld, New York, 1991, pp. 14-15. Traducción propia.

Las actas reflejan la lucha entre la mayoría del Partido bolchevique dirigida por Stalin y la "oposición unificada" encabezada por Trotsky, Kámenev y Zinoviev. Las actas dejan ver además el clima tenso de las sesiones y el lenguaje áspero utilizado por los participantes de todos los bandos. Mayores ejemplos de esa "aspereza" se pueden observar en las actas del Buró Político del Comité Central que ahora están en custodia del Instituto Hoover. He aquí algunos ejemplos extraídos del artículo "Viendo a Stalin ganar" de dicho instituto:

Presidente: El camarada Yaroslavsky tiene la palabra.
Trotsky: El camarada Stalin habló 25 minutos.
Presidente: Exactamente 20 minutos.
Trotsky: El camarada Stalin habló 24 minutos.
Presidente: Su reloj debe ser más confiable que el sol. El camarada Yaroslavsky tiene la palabra.
*******
Rudzutak: Camarada Trotsky, sé que usted tiene un poderoso cerebro pero está colocado en el cuerpo de un tonto. Entonces, déjeme en paz por lo menos una vez.
Trotsky: Su sabiduría es ya mejor conocida que sus limitados talentos administrativos que son discutidos en todas partes aún por el mismo Stalin.
*******
Stalin: Yo escribí esto en la prensa y nadie me contradijo. Durante los más críticos momentos de la guerra civil, nosotros lidiamos con nuestros más formidables enemigos, nosotros mismos, sin Trotsky y a pesar de Trotsky...
Trotsky: Publiquemos toda la correspondencia de Lenin. Probará que yo estoy en lo cierto...
Stalin: Yo no lo interrumpí y usted no puede interrumpirme.
Trotsky: Usted siempre tiene la última palabra.
Stalin: Usted está mintiendo porque es un lamentable cobarde que teme la verdad.
*******
Kámenev: Ustedes nos dicen que quieren que admitamos fraccionalismo y que paremos y desistamos. Nosotros hemos formulado nuestra respuesta lo mejor que hemos podido. (Risas). No entiendo por qué se están riendo ustedes. Honestamente dijimos que nos subordinaremos.

D.R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada