sábado, marzo 10

La IV Duma

Fracción Bolchevique de la IV Duma

Cuando en 1912, el gobierno zarista convocó a elecciones a la IV Duma, el movimiento obrero se encontraba en una nueva etapa de ascenso en sus luchas. Una oleada de huelgas remeció el imperio ruso después de los acontecimientos de las minas de oro sobre el río Lena. “La revolución ha resurgido”, decía Lenin. El estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 encontró al proletariado ruso en pie de lucha.

El sistema de elecciones para la Duma era indirecto. Los votantes eran divididos en cuatro grupos electorales, conocidos como “curias”: propietarios, clase media urbana, campesinos y obreros. El voto tenía distinto peso según la curia; no existía el principio de “una persona, un voto”, sino que un voto de los propietarios –por ejemplo- valía varias veces más que un voto obrero. Cada curia elegía “electores” que luego se reunían en colegios electorales para finalmente elegir entre los candidatos postulados.

Ya en funciones, la IV Duma se disolvió por propia iniciativa al iniciarse la guerra para dejar al Zar y su gabinete en libertad de acción. En agosto de 1916, debido a la crisis política gubernamental, al empeoramiento de la crisis económica y al efecto de las derrotas en la guerra, la Duma reinició sus actividades. A partir de entonces, encabezados por la burguesía liberal representada por el Partido Demócrata Constitucionalista (Kadete), se abocaron a encontrar una salida a la situación del país, entrando en contradicción con el Zar y el gobierno de la nobleza pero sin romper con el zarismo.

Luego del receso por la Navidad de 1916, la Duma debió retomar sus sesiones el 14 de febrero de 1917. El aniversario de la Revolución de 1905, el 9 de enero, fue el inicio de una serie de manifestaciones y huelgas en las ciudades principales. Se agudizaron los problemas económicos, particularmente el abastecimiento de alimentos y combustibles, y las cosas iban mal en el frente de guerra. El Zar decidió postergar el receso de la Duma hasta abril, debido a las huelgas obreras y las movilizaciones de masa que se expandían y adquirían un carácter más combativo. El gobierno se veía incapaz de contener las manifestaciones obreras que luego darían lugar a la Revolución de Febrero de 1917.

Los diputados de la Duma, en contra de las órdenes del Zar, se reunieron el 28 de febrero y dieron nacimiento al Gobierno Provisional. En acuerdo con la burguesía liberal –encabezada por el partido kadete-, los mencheviques y eseristas de derecha apoyaron y luego participaron en ese gobierno hasta que la Revolución de Octubre los echó.

Los bolcheviques en la Duma

Las dos fracciones de la socialdemocracia rusa decidieron participar en las elecciones a la IV Duma. En setiembre 1912, los bolcheviques se constituyeron en partido político independiente, cerrando cualquier posibilidad de reunificación con los mencheviques.

Stalin fue el encargado de dirigir la campaña bolchevique, postulando candidatos obreros para las diputaciones. Los mencheviques por su parte postularon a los intelectuales de su partido. El 25 de octubre de 1912, bolcheviques conseguieron elegir seis diputados; los mencheviques, siete. Mientras que los diputados mencheviques fueron elegidos en áreas rurales, los bolcheviques representaban a la clase obrera en el pleno sentido de la palabra. Los diputados bolcheviques elegidos fueron: cuatro obreros metalúrgicos (el sector más avanzado del proletariado, según Lenin) y dos obreros textiles.

La plataforma política de los mencheviques en la Duma llamaba de manera general a oponerse a la opresión nacional en el imperio zarista y centraba su énfasis en reformas parciales de carácter democrático. Los bolcheviques tenían como banderas: la república democrática, la jornada de 8 horas y la confiscación de la propiedad terrateniente. Las reformas inmediatas incluían la libertad de expresión, reunión y asociación.

La diferencia entre ambas fracciones se extendía a la relación de sus diputados con el partido. Los diputados mencheviques se sentían por encima del partido y actuaban de acuerdo con su criterio particular. El jefe de la fracción menchevique, Chjeídze –que sería el primer presidente del Soviet en 1917- ignoraba la política de su partido en la Duma y se negaba a asistir a las reuniones a rendir cuentas de su actuación. Los bolcheviques, por el contrario, consideraban a su fracción parlamentaria como un organismo del Partido sujeto a la línea política y a su disciplina. Stalin y “los seis” viajaron al exterior en algunas oportunidades para reunirse con Lenin para planear el trabajo político. “Los seis”: Nikolai Gorevich Poletaev, Román Malinovsky, Grigory Ivanovich Petrovsky (miembro del Buró Ruso del CC), Matvei Konstantinovich Muránov (miembro del CC en Octubre 1917) y Alexei Yegorovich Badaev.

Los bolcheviques usaron el parlamento para extender su presencia en la clase obrera. En sus discursos (escritos por Lenin, Zinoviev, Kámenev y Stalin) -publicados en la gazeta de la Duma, en el periódico legal del partido y otros medios- los diputados exponían y defendían la línea del partido, presentaban los problemas fundamentales de la Rusia zarista y llamaban a los obreros y campesinos a organizarse y luchar por el programa del partido. Los diputados obreros utilizaron su inmunidad para formar parte de los comités de solidaridad con los huelguistas, reunirse con ellos, servir de portavoces y negociar con los patronos, y denunciar a la policía por su brutalidad, entre otras cosas.

El zarismo y la policía secreta percibieron el peligro de los diputados bolcheviques -que una vez estallada la Primera Guerra Mundial se opusieron al otorgamiento de créditos para la guerra imperialista y reclamaron la paz como consecuencia de la conversión de la guerra imperialista en guerra civil contra el zarismo. Por tal motivo, en 1914, la policía arrestó a cinco diputados bolcheviques (Malinovsky había sido denunciado como agente de la Ojrana) y los acusó de traición a la patria. Luego de serles retirada su inmunidad parlamentaria, fueron juzgados y condenados al exilio en Siberia. Los acompañaba Kámenev que había reemplazado a Stalin y Sverdlov (ya purgando condenas en Siberia desde 1913) en la dirección del trabajo parlamentario y en la dirección de Pravda.

Marcando la diferencia entre los representantes de la clase obrea y los mencheviques, Lenin diría: “Algunos dejan la Duma para convertirse en ministros, otros, los diputados obreros, para convertirse en convictos

D.R.

1 comentario: