miércoles, marzo 7

El Zar viaja al frente y deja Petrogrado en "buenas manos"

Nicolás II pasando revista a los oficiales del ejército ruso



Petrogrado (22 de Febrero de 1917).- El Zar Nicolás II partió esta tarde a Mogilev, al Cuartel General del Ejército. Allí se entrevistará con el General Alexeyev, Comandante en Jefe de las fuerzas armadas rusas.

El año pasado el Zar permaneció varios meses en Mogilev donde tiene acondicionada una pequeña residencia, a fin de estar cerca al frente y asistir a las reuniones del Estado Mayor. Como las cosas no pintan bien para Rusia en esta guerra, el monarca considera que su presencia es motivadora para los soldados.

Por su parte, políticos y diputados de la Duma consideran estos alejamientos inoportunos dado el generalizado descontento popular ante la ineptitud del gobierno para encontrar una salida al estado calamitoso en el frente de guerra y a la agobiante crisis económica. Algunos aventuran la idea de que con estos retiros, el monarca busca alejarse de los conflictos palaciegos y las pugnas en las esferas gubernamentales. Es notoria su falta de conciencia de la realidad política que vive el país.

En una entrega anterior, hablábamos sobre la escasez de alimentos y combustible en las ciudades del imperio. El día de ayer la Fábrica Putílov, una de las más grandes del país se vio obligada a cerrar sus puertas ante la imposibilidad de seguir operando. Decenas de miles de obreros de esa fábrica metalúrgica se suman al paro forzoso que arroja a más trabajadores a las calles abonando el terreno para manifestaciones de protesta.

El alza de precios generalizado y la pérdida de valor de la moneda es motivo de angustia en la población de las ciudades que deambula por las calles en busca de alimentos y respuestas. Esta mayor afluencia de gente en las calles se ha visto favorecida por la salida del sol y la casi milagrosa subida de la temperatura a unos agradables 8 ºC, permitiendo a la gente a salir del obligado enclaustramiento ocasionado por el inclemente invierno.

Fuentes que prefieren permanecer en el anonimato afirman que el Ministro del Interior Alexander Protopopov le aseguro al Zar “que no tenía nada de qué preocuparse y que podía partir con la confianza de que la retaguardia quedaba en buenas manos”.

La seguridad de la capital está bajo la responsabilidad del Ministro de Guerra, General M.A. Beliaev, en cuya capacidad militar mucha gente no confía dado que su carrera la ha pasado detrás de un escritorio realizando trabajos burocráticos. Lo mismo se puede decir del comandante militar de la ciudad, General Sergei S. Jabalov que tampoco inspira mucha confianza: su curriculum vitae es una lista de cancillerías y academias militares, sin comando militar práctico.

Se espera que el Zar regrese la primera semana de marzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada