domingo, julio 19

Bolcheviques dispuestos a resistir

Petrogrado (6 de julio de 1917).- En la ofensiva contra los bolcheviques, el centro de atencion la constituyó mansión Kshesinskaya, el cuartel general de los bolcheviques. Inmediatamente después de conocer la destrucción de Pravda y atendiendo a los rumores de un ataque inminente, el liderazgo de la Organización Militar Bolchevique inició los preparativos para la defensa.

Dado que el grueso de la fuerza disponible estaba formada por los marineros de Kronstadt, Raskolnikov fue designado comandante de todas las fuerzas. En esa condición, supervisó la ubicación de las ametralladoras y la distribución de las municiones, y dio las instrucciones para abrir fuego a los soldados y marineros ubicados en el jardín externo de la mansión que tendrían que actuar independientemente.

Requerimientos, en papel sellado de la Organización Militar, firmados por Raskolnikov, se enviaron a Kronstadt por cuatro piezas de artillería y suministros de proyectiles de cañones y granadas de manos; al Depósito Naval por tres cañones de 47 mm y algunas ametralladoras; a Helsingfors por algunos barcos de la flota. También se enviaron mensajes a algunos regimientos y unidades militares para que se mantengan en estado de alerta. El mensaje decía que el Comité Central, el Comité de Petersburgo y la Organización Militar estaban reunidos en relación con la destrucción de la planta de Pravda y llamaban a los soldados a mantenerse en estado de alerta sin abandonar sus barracas hasta que el curso de acción se haya decidido.

Sin embargo, debido a la ofensiva contra ellos, parece que desde ayer el liderazgo del Partido Bolchevique está disperso. Las comunicaciones entre las organizaciones dirigentes y de base están interrumpidas, y las actividades del Partido son menos coordinadas que antes.

Por su parte, parece que la determinación de la Organización Militar Bolchevique a luchar, no fue compartida por las masas de obreros y soldados que se veían disminuidos. Hubo, sin embargo, excepciones significativas. El Comité Distrital de Vyborg del Partido puso en alerta a los comités de fábrica y a la Guardia Roja y formuló planes que incluían el levantamiento de los puentes sobre el Neva para separar el distrito de Vyborg del centro de Petrogrado y la construcción de fortificaciones defensivas en el puente Liteiny. Asimismo, jóvenes obreros del distrito de Vyborg pertrechados con bombas en bolsillos, botas y abrigos, cruzaron el río Neva para ayudar a la Decimosexta Compañía del Primer Regimiento de Ametralladoras y a los marineros de Kronstadt en la defensa de la Fortaleza de Pedro y Pablo. Otros elementos del Primer Regimiento de Ametralladoras también estaban inclinados a dar batalla.

En la misma mañana de hoy, K. Romanov y A. Poliakov, miembros de la Organización Militar, sostuvieron la necesidad de otra manifestación contra el Gobierno Provisional y llamaron a sus compañías para que alisten sus armas y se preparen para marchar. Pero tan pronto la marea empezó a cambiar a favor del Soviet y del Gobierno Provisional, la fuerza efectiva de la Organización Militar empezó a mermar radicalmente, especialmente cuando los regimientos en que los bolcheviques tenían influencia empezaron a aprobar resoluciones expresando apoyo al Soviet. Tal fue el caso del Regimiento de Granaderos, donde Roshal trató infructuosamente de convencer a los soldados de mayores acciones contra el Gobierno Provisional. Por su parte, la mayoría de obreros, aunque con renuencia, se prepararon a regresar a sus fábricas.

Mientras tanto, miembros del Comité Central Bolchevique y el Comité Ejecutivo del Soviet estuvieron tomando parte de esfuerzos por evitar enfrentamientos militares serios. Convencido de que los bolcheviques podían reducir pérdidas con un repliegue sin demoras, Lenin se dirigió a la Organización Militar, a través de Zinoviev, para que rindan inmediatamente la Fortaleza de Pedro y Pablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada