miércoles, junio 24

Comité Bolchevique de Petersburgo critica a CC por cancelar manifestación

Petrogrado, 11 (24) de junio de 1917

Reunión de emergencia del Comité de Petersburgo del Partido Bolchevique

La reunión tiene como objetivo escuchar y discutir la explicación del CC sobre la cancelación de la manifestación del 10.

Lenin, en representación del CC, presenta el informe a la reunión. Reconoce que la disconformidad de varios de los miembros del Comité de Petersburgo con la cancelación es totalmente justificada. Explica, sin embargo, que el CC no habría actuado de esa forma sino fuera por la orden formal del Soviet de prohibir la manifestación y porque se supo por fuentes confiables que la contrarrevolución iba a hacer uso de la manifestación. “Aún en una simple guerra, las ofensivas programadas deben ser canceladas por razones estratégicas y esto es lo más probable que ocurra en una guerra de clases... Es necesario determinar la situación y ser firme en las decisiones”.

Hoy, Tsereteli dio su histórico e histérico discurso” y “hoy la revolución ha entrado en una nueva fase de desarrollo... En su discurso, Tsereteli ha demostrado ser un verdadero contrarrevolucionario. Anunció que los bolcheviques deben ser combatidos, no con palabras ni con resoluciones sino privándoles de los medios técnicos... Los obreros deben entender que ya no es posible hablar más de manifestaciones pacíficas. La situación es más sería de lo que esperábamos. Nosotros íbamos a seguir adelante con una manifestación pacífica para poner la máxima presión en las decisiones del Congreso; este es nuestro derecho; pero nos acusan de haber organizado una conspiración para arrestar al gobierno”.

Lenin continúa: En el futuro, debemos tener el “máximo de calma, cautela, paciencia y organización”, teniendo en cuenta que las manifestaciones pacíficas son cosas del pasado. “No debíamos dar motivo para un ataque. Que nos ataquen y los obreros comprenderán que ellos tienen como blanco la existencia misma del proletariado. Pero la realidad está de nuestro lado y todavía no es seguro que su ofensiva tenga éxito: en el frente, hay tropas en donde el descontento es muy fuerte; en la retaguardia, hay un costo de vida alto, caos económico, etc. El CC no quiere ejercer presión en vuestra decisión”. “Vuestro derecho, el derecho a protestar contra las acciones del CC, es legítimo, y vuestra decisión debe ser libre”.

Zinoviev toma la palabra. Recuerda a los asistentes que su voto en el CC fue el que facilitó la cancelación de la manifestación, por lo que merece una explicación:

Alrededor de las 8 p.m. del viernes [9 de junio] varios miembros del CC, del Comité Petersburgo y de la Organización Militar nos reunimos aquí. Ya sabíamos que el Congreso estaba protestando por nuestra manifestación. Yo había votado a favor de la manifestación. Regresando a la delegación, encontramos una situación totalmente cristalizada. Toda la delegación [al Congreso de los Soviets] estaba unánimemente opuesta a la manifestación. Nos dieron una hora para decidir. Regresamos aquí con la idea de encontrar miembros del Comité Petersburgo en servicio pero no tuvimos éxito y fuimos obligados a decidir la cuestión por nuestra cuenta. Éramos cinco: tres estuvimos a favor de cancelar la manifestación y dos se abstuvieron de votar".

Aún si lo que pasó ayer [la generalización del descontento por la cancelación de la manifestación] no hubiera ocurrido, no seríamos los perdedores por haber cancelado la manifestación... Podemos estar seguros de que nuestra organización crecerá”.

Hoy estamos en una situación completamente nueva. Cuando el jueves, 150 personas discutimos una manifestación pacífica, no sabíamos que nuestra manifestación estaría tan cargada de sucesos. Si piensan que la manifestación no debería haber sido cancelada, ustedes se convencerán [de que sí debió serlo] por hechos posteriores. Ayer caminábamos a tientas; hoy la situación es clara; ahora todos entenderán por qué hay lucha

Si hubieran estado con nosotros en el Congreso, ustedes habrían votado con el CC”.

Se inicia una ronda breve de preguntas. I.V. Kosior pregunta si se hizo algún acuerdo con el Comité Inter-Distrital en conexión con la manifestación. Zinoviev responde que no hubo ningún acuerdo con ellos y que ese fue un error del CC y del Comité Petersburgo.

Nevsky pregunta si la delegación bolchevique al Congreso fue informada de la marcha programada. Zinoviev responde que no y que esa fue una falta de la organización de Petersburgo.

A.I. Slutzky pregunta: ¿Qué argumentos distintos a los rumores privados motivó que el CC cancelara la manifestación? Zinoviev responde que los rumores privados no fueron un factor, que el asunto tiene que ver con la Presidencia del Congreso.

Volodarsky toma la palabra en nombre de la Comisión Ejecutiva del Comité Petersburgo.

“El CC [en la reunión del Comité Petersburgo del 6 de junio] preguntó al Comité Petersburgo qué podía decir en relación al estado de ánimo de las masas trabajadoras. Nosotros no exageramos, dijimos: sí, hay un cambio y es a favor de nosotros, pero no hay voluntad para salir a las calles sin importar nada... El miércoles [7 de junio], el Gobierno Provisional decidió desalojar a los anarquistas de la villa Durnovo y se dio una explosión de huelgas en el lado de Vyborg, era casi imposible frenar a los de la fábrica Putílov, etc. Esos hechos demostraron que suficiente material inflamatorio había sido guardado en las masas obreras. La reunión programada para el viernes [9 de junio] fue adelantada para el jueves. En esa reunión los trabajadores del partido en Petersburgo reafirmaron que no era posible tener muchas expectativas en el proletariado de Petrogrado. Los representantes de las unidades militares hicieron un informe más optimista. El CC y tres representantes de la Comisión Ejecutiva resolvieron que era necesario que la manifestación tuviera lugar. Sabíamos que el Soviet tomaría todas las medidas posibles para impedir que la manifestación tenga lugar... Yo enfaticé que el propósito de la manifestación era protestar contra el crecimiento de la contrarrevolución... Preparamos la manifestación todo el día viernes. A las 8:30 p.m.... [en] una reunión de emergencia de la Comisión Ejecutiva, la Organización Militar y el CC... todos vimos las cosas tan claramente que dispusimos la manifestación de tal forma que las unidades débiles fueran protegidas por unidades militares fuertes... Sabíamos que la contrarrevolución podía levantar cabeza y dijimos, con dos miembros en contra, que la retirada era imposible, que la manifestación programada iba a ser realidad”.

“A las 2:00 a.m. el CC votó la cancelación de la manifestación. Debo añadir que esta decisión fue adoptada por tres votos, de los que dos eran originalmente opuestos a la manifestación y porque ellos fueron capaces de cambiar el voto de un camarada [Zinoviev], fueron capaces de decidir la cuestión de una forma que sintieron era correcta desde el principio. ¿Qué cambió en el lapso entre las dos decisiones? Exactamente nada. Repito, tomamos en cuenta todo para tomar nuestra última decisión. Tal situación en nuestro Partido debe ser considerada inmensamente peligrosa. El CC actuó precipitada e irreflexivamente, pero la cuestión es: ¿cuándo? ¿La vez que decidió manifestar o cuando canceló la manifestación? La Comisión Ejecutiva no ofrece ninguna solución concreta, quiere escuchar los informes de los distritos. Debemos responder tres preguntas: 1) ¿Fue necesario cancelar la manifestación? 2) ¿Es una situación que permite a las vacilaciones de un hombre cambiar todas las decisiones permisibles en nuestro Partido? 3) ¿Cuáles son nuestros próximos pasos?”

M. Tomsky, miembro de la Comisión Ejecutiva, indica que no está de acuerdo con la condena de Volodarsky pero critica los argumentos de la cancelación.

“No cerramos nuestros ojos a cómo una manifestación en que los soldados rehusaban a participar sin armas podía terminar. Sabíamos que todos los mencheviques y socialistas vendrían contra nosotros; previmos que el Soviet de Petrogrado y el Congreso de Soviets tomaría los más firmes medidas contra nosotros. Estábamos seguros de que la burguesía intentaría provocarnos. El camarada Lenin dijo: Necesitamos utilizar el estado de ánimo revolucionario de las masas, nuestra tarea es llamar a una manifestación pacífica para ejercer presión... Cuando los miembros del CC vienen a nosotros y hablan acerca de la contrarrevolución, yo sostengo que no tiene basen... Previmos todo: no los cosacos sino las ametralladoras iban a disparar. La experiencia del levantamiento de Moscú [diciembre 1905] demostró que los cosacos no tienen criterio. Pensar que la manifestación sería pacífica era infantil”.

“Por iniciativa de Kámenev, Nogin y Zinoviev, se propuso que reconsideráramos nuestra decisión sobre la manifestación. ¿Cuáles fueron los motivos? El Congreso estaba contra nosotros; esto fue reconocido cuando tomamos nuestra decisión original... Fuimos amenazados con peligro, pero ¿cuándo amenazó el peligro? Nosotros consideramos la situación muy seriamente. Dijimos: Nos moveremos y veremos. Si el Soviet puede aplastar nuestras manifestaciones, seremos aplastados. Pero es mejor ser aplastado que rechazar la pelea... Siempre hay el peligro de ser aplastados en la revolución... Todos contra dos, el CC decidió que la manifestación se realizara. ¿Qué pasó después de esta reunión? La resolución de Dan, el discurso de Tsereteli –pero nosotros no podemos acomodarnos a los discursos y resoluciones... No importa cómo disfracemos nuestra retirada: con palabras de hombres sabios, con la idea de que actuamos sabiamente; el hecho de nuestra retirada queda. Nuestra delegación al Congreso, que por nuestra propia falta estuvo desinformada acerca de la grandiosa manifestación, influyó el ánimo del CC. ¿Está permitido que la delegación presione al CC del partido?”

“Nadie negará que el CC ha cometido un error político –es culpable de vacilación intolerable. No es importante que haya desconfianza del CC, lo que es importante es que la fe en el liderazgo [del CC] de aquellos de nosotros que somos ejecutivos [del Comité Petersburgo] ha sido socavado”.

A.I. Zalutsky: “Estoy de acuerdo con Lenin y Zinoviev cuando piden una cuidadosa organización, pero ellos hicieron todo para minar nuestra organización cancelando la manifestación del 10 de junio”.

G.I. Boky, secretario del Comité Petersburgo: “En principio, la influencia de las delegaciones parlamentarias en los órganos de dirección del Partido es intolerable”.

V.I. Nevsky, I.K. Naumov y M.I. Kalinin hablan en apoyo del manejo del CC sobre el tema de la manifestación. Nevsky declara que la cancelación no fue desacertada porque era imposible organizar una manifestación efectivamente en dos días. Sin embargo, critica al CC por demorar en responder a la Organización Militar cuando ésta le informó, el mes pasado, sobre la propuesta de manifestación. Naumov, secretario de la delegación bolchevique en el Soviet de Petrogrado, critica al Partido por la pobre planificación pero sostiene que la cancelación tiene aspectos favorables. Kalinin sostiene que el Comité Petersburgo “está juzgando el acto del CC desde el estrecho punto de vista de Petersburgo cuando sus acciones [del CC] tienen alcance nacional”. “La delegación al Congreso tiene gran significado para nosotros y anunció: ‘vuestra manifestación nos forzará a dejar el Soviet, es decir, nuestra organización se hará ilegal’... La manifestación pudo terminar trágicamente. En tales circunstancias, uno debe ser muy audaz e irresponsable para llamar a las masas a una manifestación. En esta manifestación, todos estaban contra nosotros –estábamos aislados”.

M.Ia. Latsis, representante del comité de Vyborg: “Si la cancelación era correcta, entonces ¿cuándo nos equivocamos? El error se cometió cuando respondimos la pregunta:¿la manifestación será pacífica o armada?... Para nosotros era claro que los soldados no saldrían desarmados. Los obreros no veían esta manifestación necesariamente pacífica... Los obreros de Vyborg demandaban que los elementos débiles en la manifestación sean protegidos por unidades militares. Ellos incluso veían la necesidad de tomar la oficina de correos, el arsenal y los telégrafos. Todo obrero activo tomó nota de lo que iba a hacerse. Todos esperaban una mala salida. Debería haber sido previsto que la manifestación podía desarrollarse en un levantamiento. Si no estábamos listos para eso, debimos haber abordado la cuestión de una manifestación negativamente desde el principio”.

I.N. Stukov sugirió que en la Conferencia del Partido de la Ciudad debe discutir los problemas intra-partidarios que se han desarrollado. Tomsky apoyó esta propuesta. En ese sentido, la reunión llegó a su fin sin haber adoptado una resolución formal sobre la cancelación de la manifestación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada