viernes, julio 3

Si no se puede contener a las masas, el Partido debe tomar el movimiento en sus manos

Petrogrado, 20 de junio (3 de julio) de 1917

Reunión de Emergencia del Comité de Petersburgo del Partido Bolchevique

Asunto: Evaluar la situación predominante y definir posición del Partido.

La mayoría de los líderes distritales informan que el descontento con el Gobierno Provisional después del lanzamiento de la ofensiva y del ataque a la villa Durnovo ha alcanzado un nuevo pico y se ha difundido en muchas fábricas y unidades antes indiferentes a la propaganda bolchevique.

Se citan también razones económicas que incrementan el descontento. S.M. Gessen informa sobre problemas laborales irresueltos en la gran fábrica Putílov, donde el apoyo a los bolcheviques ha aumentado notablemente. Algunos pocos informan que en algunos sectores de la población el aparente éxito de la ofensiva ha estimulado un rejuvenecimiento del espíritu patriótico.

Se manifiestan diferencias de opinión en el comité en relación a la acción que se debería tomar ahora. Algunos de acuerdo con Lenin, advierten contra una acción prematura y enfatizan la necesidad de una paciente y sostenida campaña para aumentar el apoyo de masas. Kalinin dice que algunos miembros del Comité Petersburgo están “confundidos” y “exageran la fuerza del Partido”. “Debemos comprender que los mencheviques aún tienen la mayoría de las calles”. Kalinin agrega que en la situación actual, la tarea del Partido es armar a las masas y “luchar por el control del Soviet”.

Otros, como Tomsky y Volodarsky, aunque no están de acuerdo con la evaluación de Kalinin sobre la fuerza del Partido y no enfatizan la necesidad de ganar el control del Soviet, reconocen lo inoportuno de un levantamiento y sugieren que una acción decisiva debería esperar el inevitable fracaso de la ofensiva.

Por su parte, I.K. Naumov y otros critican al Partido por “ausencia de liderazgo” y urgen que los bolcheviques presenten al Soviet un ultimátum: o toman el poder o los bolcheviques tomarán la dirección del movimiento en desarrollo. “Contribuiremos a nuestra propia bancarrota política si evitamos tomar una acción política... La política contemporizadora del Comité Central no puede resistir la crítica”.

Asimismo, algunos otros como I.N. Stukov, A, Dylle y P.A. Zalutsky ven a la ofensiva como un punto de viraje de la revolución. Stukov declara que con el inicio de la ofensiva contrarrevolucionaria, la revolución y la contrarrevolución han alcanzado el punto en que un enfrentamiento es inevitable. La revolución ha sido desafiada, decía, y tiene que enfrentar el reto. Dado que las provincias no comparten el espíritu revolucionario de la capital, Stukov sugiere “que la posibilidad de repetir la historia de la Comuna de París de 1871 no debe ser pasada por alto”. Dylle está en desacuerdo con la evaluación de Kalinin de la fuerza bolchevique y llama a que el Partido “se organice para asumir el liderazgo del movimiento en desarrollo”. “Debemos actuar al margen del Congreso o las masas actuarán sin nosotros... En épocas revolucionarias, no podemos actuar por medios parlamentarios”. Zalutsky dice que el tiempo para la acción revolucionaria puede estar maduro pero que la cuestión no puede ser decidida en la reunión. Agrega que si los soldados están saliendo a las calles, se debe ir a los otros regimientos todavía no inclinados para ganar su apoyo.

Al cierre de la discusión, el Comité Petersburgo se aprueba, por un voto de 19 a 2, una resolución presentada por Volodarsky y Tomsky, en línea con el Comité Central, autorizando a la Comisión Ejecutiva para que en unión con la Organización Militar y el Comité Central elaboren un llamamiento al proletariado para que no participe en acciones revolucionarias aisladas y hacer todos los esfuerzos para ganar mayor influencia en otras clases de la población.

Una enmienda propuesta por Latsis fue aprobada por 12 a 9: “Si se demuestra imposible contener a las masas, el Partido deberá tomar el movimiento en sus manos y usarlo para ejercer presión sobre el Congreso de los Soviets”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada