sábado, julio 4

La revolución, la ofensiva y nuestro Partido (Lenin)

Pravda Nº 87 del 21 de junio (4 de julio) de 1917

“La revolución rusa ha llegado a un punto de viraje”, dijo Tsereteli informando al Congreso de los Soviets que la ofensiva había empezado. Sí, el curso de la guerra mundial así como la revolución rusa ha alcanzado un punto de viraje. Después de tres meses de vacilación el gobierno ruso ha llegado a la decisión exigida por los gobiernos “aliados”.

La ofensiva ha sido declarada en nombre de la paz. Y es también “en nombre de la paz” que los imperialistas del mundo enviaron sus tropas a la batalla. Cada vez que hay una ofensiva los generales de cada país beligerante tratan de levantar la moral de sus tropas manteniendo la esperanza de que esa ofensiva particular conducirá a una paz inmediata.

Los ministros “socialistas” rusos han adornado este método imperialista común con frases altisonantes en las que las palabras socialismo, democracia y revolución suenan como sonajas en las manos de un astuto malabarista. Pero ninguna frase altisonante puede ocultar el hecho de que los ejércitos revolucionarios de Rusia han sido enviados a combate en nombre de los designios imperialistas de Gran Bretaña, Francia, Italia, Japón y Estados Unidos. Ningún argumento de Chernov, una vez zimmerwaldista y ahora socio de Lloyd George, puede esconder el hecho de que mientras el ejército ruso y el proletariado ruso no persiguen realmente ningún objetivo anexionista, esto no cambia en lo más mínimo la naturaleza imperialista y depredadora de la lucha entre los dos trusts mundiales. Hasta que los tratados secretos que atan a Rusia a los imperialistas de otros países sean revisados, y en tanto Ribot, Lloyd George y Sonino, aliados de Rusia, continuen hablando de objetivos anexionistas de su política exterior, la ofensiva de las tropas rusas continuarán sirviendo a los imperialistas.

Tsereteli y Chernov objetan, sin embargo, que ellos han declarado repetidamente su renuncia a todas las anexiones. Tanto peor, les respondemos. Eso significa que sus actos no están de acuerdo con sus palabras, porque sus actos sirven al imperialismo ruso y extranjero. Y cuando ustedes empiezan a cooperar activamente con los “aliados” imperialistas, le rinden un espléndido servicio a la contrarrevolución rusa. El gozo de las Centurias Negras y de todos los contrarrevolucionarios por el cambio decisivo en vuestra política es la mejor evidencia de eso. Sí, la revolución rusa ha llegado a un punto de viraje. A través de los ministros “socialistas”, el gobierno ruso ha hecho algo que los ministros imperialistas, Guchkov y Miliukov, no pudieron hacer. Han puesto al ejército ruso a disposición de los estados mayores y los diplomáticos que actúan en nombre y sobre la base de tratados secretos abrogados, en nombre de designios proclamados por Ribot y Lloyd George. El gobierno sólo pudo cumplir sus tarea, sin embargo, porque el ejército confió en él y le seguió. El ejército marchó a la muerte porque creía que estaba haciendo sacrificios por la libertad, la revolución y la paz inmediata.

Pero el ejército hizo eso porque es sólo una parte del pueblo, que en esta etapa de la revolución está siguiendo a los partidos socialista-revolucionario y menchevique. Este hecho básico y general –la confianza de la mayoría en la política pequeño burguesa de los mencheviques y socialista-revolucionarios que es dependiente de los capitalistas– determina la posición y la conducta de nuestro Partido.

Seguiremos con nuestros esfuerzos de denunciar la política del gobierno, advirtiendo resueltamente a los obreros y soldados, como en el pasado, que no pongan sus esperanzas en acciones desorganizadas y sin coordinación.

Es un problema de una fase de la revolución del pueblo. Los Tseretelis y los Chernovs, siendo dependientes del imperialismo, están poniendo en práctica una fase de ilusiones y frases pequeño burguesas que sirven para disfrazar el mismo viejo y cínico imperialismo.

Esta fase debe tener un final. Ayudemos a que termine de la forma más rápida y menos dolorosa que sea posible. Esto terminará con las últimas ilusiones pequeño burguesas del pueblo y traerá la transferencia del poder a la clase revolucionaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada