miércoles, junio 17

Lenin: Nuestro Partido está listo para tomar todo el poder en cualquier momento


Discurso de Lenin enla I Conferencia de los Soviets de Toda Rusia (extractos)

Camaradas, en el poco tiempo que tengo a mi disposición, sólo puedo centrarme –y creo que es lo mejor– en las principales cuestiones de principio puestas a debate por el informante del Comité Ejecutivo y los oradores que lo siguieron.

El primer y funamental tema ante nosotros fue: ¿qué es esta asamblea a la que estamos asistiendo, qué son esos Soviets ahora reunidos en el Congreso de Toda Rusia y qué es esta democracia revolucionaria de la que la gente habla mucho aquí para esconder su absoluta incomprensión y completo repudio de él? Hablar de democracia revolucionaria en el Congreso de los Soviets de Toda Rusia y oscurecer el carácter de esta institución, su composición de clase y su rol en la revolución –no decir una palabra acerca de esto y aún así reclamar el título de demócratas– es verdaderamente peculiar. Ellos nos plantean un programa para una república parlamentaria burguesa, la clase de programa que ha existido en toda Europa occidental; ellos nos diseñan un programa de reformas que hoy son reconocidas por todos los gobiernos burgueses, inlcuyendo el nuestro, y aún así nos hablan de democracia revolucionaria. ¿A quiénes se están dirigiendo ? A los Soviets. Pero yo les pregunto, ¿hay un país en Europa, un país burgués, democrático, republicano, donde exista algo parecido a esos Soviets? Deben admitir que no. En ningún lugar hay ni puede haber una institución similar porque deben tener una u otra: un gobierno burgués con “planes” para reformas como las que se nos han expuesto y propuestas docenas de veces en cada país pero que permanecen en el papel, o la institución a quienes ellos se están dirigiendo, el nuevo tipo de “gobierno” creado por la revolución, ejemplos del cual se pueden encontrar sólo en una época del mayor auge revolucionario, como en Francia de 1792 y 1871 o en Rusia de 1905. Los Soviets son una institución que no existe en ningún estado burgués-parlamentario ordinario y no puede existir lado a lado con un gobierno burgués. Ellos son el nuevo y más democrático tipo de estado que nuestras resoluciones partidarias denominan una república democrática campesina-proletaria, con el poder perteneciente únicamente a los Soviets de Diputados de Obreros y Soldados. La gente está equivocada pensando que este es un asunto teórico. Están equivocados en pensar que esto se puede evadir y en protestar que en el momento actual existen ciertas instituciones lado a lado con los Soviets de Diputados de Obreros y Soldados. Sí, ellos existen lado a lado. Pero esto es lo que genera innumerables malos entenddidos, conflictos y fricciones. Y ésta es la razón por la que el ascenso original, el avance original, de la revolución rusa está dando lugar al estancamiento y a esos retrocesos que hoy vemos en nuestro gobierno de coalición, en toda su política nacional e internacional y en relación con los preparativos para una ofensiva imperialista.

... Los Soviets no pueden continuar existiendo como lo hacen ahora... Esta clase de institución es una transición a una república que implantará un poder estable sin policía ni ejército permanente.

...El informante y otros oradores nos han dicho que !el primer Gobierno Provisional fue malo! Pero cuando los bolcheviques, esos despreciables bolcheviques, dijeron: “Ningún apoyo ni confianza en este gobierno”, cuántas veces fuimos acusados de “anarquismo”. Ahora todos dicen que el anterior gobierno fue malo. Pero ¿cuánto difiere este gobierno de coalición con sus ministros casi socialistas del anterior?... Ha pasado un mes desde el 6 de mayo, cuando se formó el gobierno de coalición. Vean los hechos, vean la ruina que prevalece en Rusia y otros países involucrados en la guerra imperialista. ¿Cuál es la razón de esta ruina? La naturaleza depredadora de los capitalistas... El gobierno de coalición no ha cambiado nada en este aspecto...

...es tiempo de dejar de hablar de “democracia revolucionaria”...y es momento de hacer definiciones de clase, como nos enseña el marxismo y el socialismo científico en general... El [Tsereteli, menchevique, ministro de Correos y Telégrafos] ha dicho que no existía un partido político en Rusia que manifieste estar listo para asumir todo el poder. Yo le respondo: “Sí, existe. Ningún partido puede rehusar esto, y nuestro Partido ciertamente no lo hará. Está listo para tomar todo el poder en cualquier momento”. (Aplausos y risas). Ustedes pueden reírse tanto como les plazca, pero si el ciudadano-ministro nos confronta con esa cuestión junto a un partido de la derecha, él recibirá una apropiada respuesta. Ningún partido puede rehusar esto. Y en un momento cuando la libertad aún prevalece, cuando las amenazas de arresto y exilio a Siberia –amenazas de los contrarrevolucionarios con quienes nuestros ministros casi socialistas comparten el gobierno– son todavía no más que amenazas, todo partido dice: dénnos su confianza y les daremos nuestro programa.

Este programa fue ofrecido por nuestra conferencia del 29 de abril...

...Ustedes saben que la revolución no es hecha para ordenar, que las revoluciones en otros países fueron hechas por el duro y sangriento método de la insurreción, y en Rusia no hay grupo, ni clase, que resistiría el poder de los Soviets. En Rusia, esta revolución puede, por la vía de la excepción, ser pacífica...

...si los demócratas revolucionarios fueran demócratas de hecho y no sólo de palabra, ellos promoverían la revolución y no el compromiso con los capitalistas...

Cuando nosotros tomemos el poder en nuestras manos, reprimiremos a los capitalistas y luego la guerra no será la clase de guerra que está siendo llevada hoy, porque la naturaleza de la guerra está determinada por la clase que la conduce y no por lo que está escrito en papel. Ustedes pueden escribir lo que quieran. Pero en tanto la clase capitalista tenga la mayoría en el gobierno, la guerra seguirá siendo una guerra imperialista, no importa lo que ustedes escriban, no importa cuán elocuentes sean ustedes, no importa cuántos ministros casi socialistas tengan....

El poder transferido al proletariado revolucionario, apoyado por los campesinos pobres, significa una transición a la lucha revolucionaria por la paz en la más segura y en la menos dolorosa forma posible conocida por la humanidad, una transición a un estado de cosas bajo el que el poder y la victoria de los trabajadores revolucionarios será asegurada en Rusia y en el mundo entero. (Aplausos de parte de la audiencia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada