domingo, abril 26

La autocrítica de Stalin


Stalin. 1903

El período de la nueva orientación del Partido (marzo-abril).

Los principales hechos de este período son:

a) el derrocamiento del zarismo;
b) la formación del Gobierno Provisional (dictadura de la burguesía);
c) la aparición del Soviet de Diputados Obreros y Soldados (dictadura del proletariado y el campesinado);
d) poder dual;
e) la manifestación de abril;
f) la primera crisis de poder.

La característica principal de este período es el hecho de que existían juntos, lado a lado y simultáneamente, la dictadura de la burguesía y la dictadura del proletariado y el campesinado; el último confiaba en el primero, creía en los esfuerzos por la paz, voluntariamente cedió el poder a la burguesía y se convirtió en un apéndice de la burguesía. No había aún serios conflictos entre las dos dictaduras. De otro lado, existía el “Comité de Contacto”.

Este fue el más grande punto de viraje en la historia de Rusia y un punto de viraje sin precedentes en la historia de nuestro partido. La vieja plataforma prerrevolucionaria de derrocamiento directo del gobierno era clara y definida pero no era adecuada a las nuevas condiciones de lucha. Ya no era posible luchar directamente por el derrocamiento del gobierno porque éste estaba conectado con los Soviets -entonces bajo la influencia de los defensistas-, y el Partido habría tenido que llevar adelante una guerra contra el gobierno y los Soviets, una guerra más allá de sus posibilidades. Tampoco era posible una política de apoyo al Gobierno Provisional porque éste era un gobierno del imperialismo. Bajo las nuevas condiciones de lucha, el Partido había adoptado una nueva orientación. El Partido (su mayoría) siguió su camino hacia esta nueva orientación. Adoptó la política de presión sobre el Gobierno Provisional a través de los Soviets en la cuestión de la paz y no se aventuró a dar un paso adelante, pasando de la vieja consigna de la dictadura del proletariado y el campesinado a la nueva consigan del poder a los Soviets. El objetivo de esta política intermedia fue hacer que los Soviets comprendan la real naturaleza imperialista del Gobierno Provisional sobre la base de cuestiones concretas de la paz, y en este camino separar a los Soviets del Gobierno Provisional. Pero ésta fue una posición profundamente errónea porque daba lugar a ilusiones pacifistas, llevando agua al molino del defensismo y obstaculizando la educación revolucionaria de las masas. En esa época, yo compartí esta equivocada posición con otros camaradas del Partido y las abandoné plenamente a mediados de abril, cuando me adherí a las tesis de Lenin. Una nueva orientación era necesaria. Esta nueva orientación del Partido fue dada por Lenin en sus célebre Tesis de Abril... ¿Había discrepancias entre el Partido y Lenin en ese momento? Sí, las había. ¿Cuánto duraron esas discrepancias? No más de dos semanas. La Conferencia local de la organización de Petrogrado (en la segunda mitad de abril) que adoptó esas tesis, marcó el punto de viraje del desarrollo de nuestro Partido. La Conferencia de Abril de Toda Rusia (a fines de abril) simplemente completó a escala nacional el trabajo de la Conferencia de Petrogrado, reuniendo al noventa por ciento del Partido en torno a esta posición.

Ahora, siete años después, Trotsky recuerda maliciosamente las discrepancias pasadas entre los bolcheviques y las presenta casi como una lucha entre dos grupos dentro del bolchevismo. Sin embargo, en primer lugar, Trotsky desgraciadamente exagera e infla el asunto porque el Partido Bolchevique ha vivido esas discrepancias sin la más ligera conmoción. En segundo lugar, nuestro Partido sería una casta y no un partido revolucionario si no permitiera matices de opinión en sus filas. Más aún, es bastante conocido que hubo discrepancias entre nosotros aún antes de eso, por ejemplo durante la Tercera Duma, pero ellas no remecieron la unidad de nuestro Partido. En tercer lugar, no estaría fuera de lugar preguntar cuál fue entonces la posición del mismo Trotsky quien ahora se regodea con tanto entusiasmo con las discrepancias pasadas entre los bolcheviques. Lentsner, el llamado editor de las obras de Trotsky, nos asegura que las cartas de Trotsky desde Estados Unidos (marzo) “anticipaban en toda su extensión” las Cartas desde lejos de Lenin (marzo) que sirivieron de base a las Tesis de Abril de Lenin. Eso es lo que dice: “anticipaba en toda su extensión”. Trotsky no objeta esta analogía, aparentemente la acepta con agradecimientos. Pero, en primer lugar, las cartas de Trotsky “no se asemejan en lo mínimo” a las cartas de Lenin ni en espíritu ni en conclusiones porque ellas reflejan plena y totalmente la consigna anti-bolchevique de Trotsky de “sin zar, por un gobierno obrero”, una consigna que implica una revolución sin el campesinado. Es suficiente echar un vistazo a las tesis de las dos series de cartas para convencerse de esto. En segundo lugar, si lo que dice Lentsner es verdad, ¿cómo explicamos el hecho de que Lenin al día siguiente de su arribo del extranjero consideró necesario disociarse de Trotsky? ¿Quién no conoce las reiteradas afirmaciones de Lenin de que la consigna de Trotsky: “sin zar, por un gobierno obrero” era un intento de “dejar de lado el aún vigoroso movimiento campesino”, que esta consigna significa “jugar a la toma del poder por un gobierno obrero”.

¿Qué puede haber en común entre las tesis bolcheviques de Lenin y el esquema anti-bolchevique de Trotsky con su “juego a la toma de la poder”?... ¿Con qué propósito Lentsner considera necesario hacer ese arriesgado agregado a la colección de leyendas acerca de nuestra revolución con otra leyenda sobre las cartas de Trotsky “anticipando” las bien conocidas Cartas desde lejos de Lenin?

Es sabido que un tonto complaciente es más peligroso que un enemigo.


Extracto de Trotskyism or Leninism? (Speech Delivered at the Plenum of the Communist Group in the A.U.C.C.T.U.), del 19 de Noviembre de 1924. Traducción propia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada