viernes, agosto 21

CC Bolchevique: Conferencia de Moscú es un órgano de complot contra la revolución

Resolución del CC del POSDR (b) sobre la Conferencia de Moscú del 12 de agosto
6 (19) de agosto de 1917


Rabochi i Soldat Nº 14 del 8 (21) de agosto de 1917


En la hora actual, el poder estatal en Rusia está en vías de pasar enteramente a manos de la burguesía contrarrevolucionaria imperialista con el apoyo no disimulado de los partidos pequeñoburgueses, de los eseristas y mencheviques. La política que atiza y prolonga la guerra, la negativa a entregar la tierra a los campesinos, la privación al soldado de sus derechos, el restablecimiento de la pena de muerte, la violencia contra Finlandia y Ucrania, en fin, el ataque furioso contra la parte más revolucionaria del proletariado –los socialdemócratas internacionalistas-, tales son los fenómenos más evidentes del imperio de la política contrarrevolucionaria. Para reforzar su influencia y sus posiciones, la burguesía contrarrevolucionaria se esfuerza por crear un centro poderoso para toda Rusia, por reunir sus fuerzas y alzarse, armada hasta los dientes, contra el proletariado, contra la democracia: a eso está destinada la Conferencia de Moscú convocada para el 12 de agosto.

La Conferencia de Moscú, compuesta en su mayor parte de representantes de instituciones del régimen abolido por la revolución, como la Duma de Estado, nido de la contrarrevolución, así como de representantes de numerosas organizaciones de la más grande burguesía, tiene por tarea la de falsificar la opinión pública y confundir así a las amplias masas populares. Mientras que, con la sola convocatoria de la Conferencia de Moscú, está en vías de organizarse un centro de la burguesía contrarrevolucionaria; los Soviets, los comités de soldados y de campesinos, se ven obligados de manera sistemática a asumir el papel de simples anexos del mecanismo imperialista. Mientras se organiza la Conferencia de Moscú, la Asamblea Constituyente se ve perpetuamente postergada. Prudente, la burguesía, sin embargo, se aproxima con firmeza a su fin, que es el de sabotear la Asamblea Constituyente, el de reemplazarla por organismos donde el predominio le queda asegurado.

Por consiguiente, la tarea de la Conferencia de Moscú consiste en sancionar una política contrarrevolucionaria, en sostener la prosecución de la guerra imperialista, en defender los intereses de la burguesía y de los terratenientes, en estabilizar, con su autoridad, las persecuciones de obreros y de campesinos revolucionarios. Así, pues, la Conferencia de Moscú, encubierta y apoyada por los partidos pequeñoburgueses, eserista y menchevique, es en realidad un complot contra la revolución y contra el pueblo.

Partiendo de lo antedicho, el CC del POSDR propone a las organizaciones del Partido: 1) desenmascarar la Conferencia de Moscú como órgano de complot contra la revolución; 2) desenmascarar la política contrarrevolucionaria de los eseristas y mencheviques que apoyan esta Conferencia; 3) organizar protestas masivas de obreros, campesinos y soldados contra la Conferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada